Descubriendo el Hayedo de Quinto Real: Eremua

Hace unos meses que se presentó Eremua, la primera estación de montaña de Navarra dirigida a todo aquel público montañero que busque senderos por los que andar, pedalear o correr.

Con inicio tanto de Zubiri como de Eugi, los recorridos se distribuyen en varias rutas diferentes basadas en caminos tradicionalmente transitados por contrabandistas, cazadores o pastores, con distancias y desniveles de más o menos dificultad que pueden realizar desde los más expertos hasta los más pequeños en familia. Cada trazado cuenta con señalización y balizaje propio y específico que permite descubrir y disfrutar una zona de montaña. La dificultad de los senderos se califica de manera similar a la de las pistas de esquí, por colores (verde, azul, rojo, negro…).

Todo era tímido en el hayedo de Kintoa. Tenía ganas de pasar para descubrir los senderos de Eremua en primera persona y hoy me he podido acercar y disfrutarlo. Comenzaba la mañana fresca. Típico día otoñal, húmedo con un tímido sol queriendo asomar pero sin que sus rayos llegasen a calentar puesto que unas ligeras nubes se interponían. La lluvia, también tímida, quería aparecer pero no llegaba a hacerlo hasta que un apareció el xirimiri en la zona más elevada del recorrido, ahí donde la niebla asomaba con timidez. En el descenso, un par de corzos al oírme bajar corriendo se fueron rápidamente, vergonzosos. Yo por mi parte, también me sentía así ante el paisaje y los caminos que iba descubriendo.

Tranquilidad es lo que se encuentra en un hayedo de 2500 hectáreas como este. Zonas solitarias habitadas por corzos que corretean por la ladera y aves (buitres leonados, palomas y halcones peregrinos) que vigilan desde lo alto. El silencio, sólo roto por al pisar las hojas caídas y la ligera brisa que corre entre las hayas era de agradecer.

Las sendas que tenía elegidas par probar eran Sugea, 6 km con 600 metros de desnivel positivo y Magnum Line que tiene 4 km de distancia para descender esos 600 metros ganados.

IMG_3856
Ascendiendo por Sugea

Sugea es un sendero serpenteante, como su propio nombre indica. La senda va ganando altitud de forma progresiva a través de las laderas del hayedo y a estas alturas del otoño corremos sobre una alfombra de hojas caídas. Es una senda exigente pero muy llevable ya que el desnivel es constante y no tiene pendientes fuertes. La senda nos conduce a la cima del monte Goiko Gaina (1232 m). Por el mismo camino, se desciende para enlazar con otras sendas y comenzar el descenso.

Magnum Line es la senda que, en este caso, conduce hasta el pantano de Eugi. Nace junto a dos sendas más (Carboneras y Secret) y nada más salir pasa por la cima de Leateko Gaina (1204 m). El inicio es juguetón y con el terreno húmedo hay que andar con ojo. Es una gozada de senda en la que se va rápido, con ligeras curvas que la hacen exigente si se va corriendo por ella. La pendiente es más empinada que la de Sugea y la senda está bien marcada, pero con la cantidad de hojas caídas es menos evidente. La senda tiene unas zonas estrechas justo antes de llegar a la orilla del pantano, que recorre durante 1 km aproximadamente.