BAJA DE LA BARCA, JOSEBA

Ha sido hoy un día intenso acompañando a Joseba Segura en su ordenación episcopal. Muchos medios de comunicación han hablado hoy sobre él. Me limito a transcribir algo que le he dedicado personalmente.

BAJA DE LA BARCA

Baja de la barca, Joseba, como hizo Pedro.
No temas andar sobre el mar
en las aguas fértiles del evangelio
ante los ojos de Jesús que te dice:
“No tengas miedo”.

Sigue pisando el suelo de Otxarkoaga,
señalando la riqueza y su dificultad para entender,
desde el ojo de la aguja, el reino de Dios.

Nombra de nuevo la piedra de molino
para quien escandaliza a los más pequeños.

Continúa pintando tus alas de blanco
y el ramo de olivo en la palabra.

Sigue caminando de la mano de María
y deja abiertas todas las puertas de la Iglesia
a tantas Magdalenas que nunca deben decir:
“Han robado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”.

Continúa emocionándote cuando encuentres al Señor
en el camino cotidiano de Emaús,
y vuelve sobre tus pasos, una y otra vez,
para seguir siendo testigo ante comunidades cristianas diferentes.

Partekatu!