SALIR DE LOS MUNDOS DE YUPI

Decía el crítico teatral estadounidense George Jeaan Nathan que “los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan”. Y es que nuestra llamada democracia, con sus grandes carencias, es un sistema cuya alternativa es más ausencia de democracia porque, con los vientos reales que corren, tenemos el peligro de que triunfen opciones que provienen de la ausencia de democracia y que proponen medidas que nos retrotraen al pasado. Quien se pone de perfil, quien mira hacia otro lado, pensando que así va a fastidiar al mundo, no se da cuenta de que el mundo real no es el de Yupi, y que quienes sufren las consecuencias son las personas más débiles, las que están paradas, las que padecen la precariedad laboral, y las que ven cómo se disminuye un estado discutible de bienestar, pero real, donde pueden perderse conquistas relacionadas con la educación, la sanidad, la jubilación, los derechos laborales…  Y es que vivimos un triste momento en el que, a pesar de las carencias, uno de los objetivos es no perder algunos logros, aunque un espíritu joven y más ambicioso debería luchar por adquirir nuevos derechos.

Partekatu!