Bolondres baten bihotza ez da robot baten barruan kabitzen

Desde que la Asamblea de Naciones Unidas propuso un 5 de diciembre de 1985, que se reconociera la figura de la persona voluntaria, venimos celebrando y agradeciendo a todas esas personas y sus organizaciones, la labor de crear un mundo mejor.

Como otros años, con motivo del Día Internacional del Voluntariado, desde la Red Reconoce nos gustaría destacar la labor insustituible de tantas personas que hacen voluntariado gracias a su altruismo, generosidad y empatía, ofrecen un valor humano, social y transformador que es realmente insustituible. Estamos completamente convencidos de que el voluntariado fomenta un claro crecimiento personal y profesional en las personas que lo ejercen. Y cómo estas personas, que trabajan desinteresadamente, adquieren una serie de competencias fundamentales para su empleabilidad.

Como ya os presentamos en nuestra primera entrada de este blog, una de las principales razones de ser de nuestro proyecto es la de aportar soluciones reales para la juventud en su objetivo de conseguir un empleo. Por ello, en un momento en el que la tasa de paro juvenil supera el 40%, creemos que las entidades del tercer sector, junto con la Administración, debemos poner en marcha todas las iniciativas necesarias para paliar esta grave situación. Herramientas como la que proponemos desde Reconoce, que promueven la acreditación de competencias adquiridas en el voluntariado, son más que nunca necesarias para esta juventud que necesita entrar en el mercado laboral sin tener una gran experiencia profesional remunerada.

Con todo esto y siendo conscientes del indudable papel que tiene el voluntariado en alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), presentamos nuestra campaña “Este corazón no cabe en un robot”.

Con la campaña de este año queremos apostar por el valor y el talento de las personas voluntarias que hay detrás de cada entidad y que ningún tipo de tecnología será jamás capaz de suplir. Nos hemos dado cuenta que los elementos tecnológicos que nos están permitiendo relacionarnos, trabajar e, incluso, divertirnos en esta época de pandemia y confinamiento son fundamentales, pero queremos poner en valor todas aquellas acciones voluntarias que promueven igualdad, justicia, diversidad, etc. para las cuales se hacen imprescindibles la calidad y calidez humana.

Partekatu!