TRILOGÍA

Castellano >>

Ahora que la pandemia gotea con menos fuerza, el volcán de La Palma sigue adelante con en su camino destructivo desde las entrañas de la madre Tierra que se nos manifiesta sin intención dañina alguna, pero con daños económicos, y síquicos difíciles de afrontar. Arrastramos los pies por el calendario para que cese su virulencia cuanto antes. Que no se deje desprotegida a la población sufriente cuando pase a segundo plano el foco informativo. Lo que, además, tiene visos de complicarnos la vida es el precio del gas y de la electricidad. Son bienes básicos, como el pan, y el invierno acecha. Hemos de reconocer que, a pesar de que la elevación del precio de la electricidad también se eleva en otros países, hay grandísimas empresas que siguen teniendo enormes beneficios, y son capaces de mirar hacia el lado oculto de la ética con unas consecuencias nefastas para las personas más débiles. A ver si en los próximos meses hemos podido cerrar esta trilogía con más esperanza.

Partekatu!