Un proyecto promueve bibliotecas humanas donde consultar personas en lugar de libros

Castellano >>

  • A través de esta iniciativa, el “catálogo” sustituye la bibliografía por personas de diferentes orígenes con historias que contar
  • El objetivo es combatir la desinformación. La perspectiva, novedosa: eliminar los prejuicios existentes contra otras culturas, etnias o religiones

La imagen actual de una biblioteca dista mucho de la de hace años. Hace tiempo fueron un referente de cultura, de información, el lugar donde consultar datos y acceder a innumerables libros. Además, en ellas se fomentaban encuentros entre amantes de la literatura y el conocimiento, un espacio que a día de hoy ha desaparecido.

Las bibliotecas han experimentado un gran cambio en las últimas décadas para adaptarse a los nuevos tiempos: espacios infantiles con libros de relieve y colores, ordenadores para consultas digitales, espacios de estudio… Sin embargo, la era de internet ha sustituido los libros por Google para consultas rápidas y la Wikipedia se ha convertido en la principal fuente -no siempre fiable- de información, siempre accesible e inmediata.

En esta nueva era lo que no siempre está a disposición del público es la oportunidad de adentrarse en lo desconocido a nivel social para combatir prejuicios y estereotipos. De esa inquietud nacieron las bibliotecas humanas: un proyecto de la ONG Stop the Violence propuso esta experiencia, que nació hace veinte años en la ciudad danesa de Copenaghe, en el festival de Roskilde.

El objetivo era combatir la desinformación, como una biblioteca, pero de otra manera: disminuir la discriminación entre los jóvenes celebrando la diferencia y promoviendo el diálogo, la tolerancia, la comprensión hacia personas provenientes de diferentes estilos de vida o culturas y el aprendizaje.

En aquella época, la capital de Dinamarca comenzaba a experimentar una creciente convivencia entre personas de diferentes culturas, etnias y religiones. Como ocurre ahora en el resto de Europa, surgió de la riqueza multicultural un gran sentimiento negativo causado por estereotipos que promovió desconfianza y temor a lo desconocido.

La biblioteca humana surgió para combatir esas diferencias, y se concibió como una plataforma para fomentar el diálogo entre personas que, en condiciones normales, no hablarían entre ellas. El objetivo: demostrar cómo a través del conocimiento y el diálogo se destruyen los prejuicios y estereotipos que impiden la cohesión social.

El funcionamiento de esta biblioteca es muy sencillo: los usuarios que acceden a ella y consultan su catálogo de “opciones”, donde en lugar de librosencontrarán a personas con historias que contar. De esta manera, podrán sentarse cara a cara durante media hora para escuchar y dialogar.

Partekatu!