¿Qué es la COP 26 y a qué retos se enfrenta?

Castellano >>

El día 31 de octubre comenzó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow.  Una cumbre, que, bajo el lema “Uniendo al mundo para hacer frente al cambio climático” deberá marcar la agenda de los compromisos de los Acuerdos de París. En este espacio participan, además de líderes políticos, negociadores, periodistas y activistas, entre otros.

El encuentro, que durará hasta el 12 de noviembre, se ha centrado en trabajar para limitar el aumento de la temperatura global en 1,5 ºC como máximo. También, en los diferentes espacios de debate, se va a hablar de cómo intensificar los esfuerzos para adaptarse a los impactos del cambio climático y lograr que los flujos de financiación sean consistentes con la transición hacia una economía baja en carbono.

Con estos objetivos sobre la mesa, los principales retos que se encuentran son los siguientes:

Concretar los compromisos nacionales para establecer un paquete de medidas equilibrado y negociado. Para ello los Estados participantes deben presentar una actualización de sus planes nacionales con acciones climáticas concretas. De esta manera, además se conocerá el nivel de compromiso y trabajo de cada uno.

Determinar el funcionamiento de los mercados de carbono. Algunas voces plantean que este epígrafe debería incluir el establecimiento de un mercado internacional de derechos de carbono, similar al que funciona en la Unión Europea. En éste se establecen límites máximos de derechos de emisiones que pueden ser comercializados por las empresas.

Compensación de pérdidas y daños. Los países más vulnerables además de tener menos recursos son los más afectados por el cambio climático. La subida del nivel del mar, la sequía, la dificultad de acceso a recursos o el agua de calidad son algunos de estos problemas y necesitan recibir una compensación por las pérdidas y daños.

Objetivos de adaptación. Estudiar los diversos enfoques para elaborar un proyecto de informe técnico que evalúe esta materia, así como el fortalecimiento de la resiliencia y la reducción de la vulnerabilidad al cambio climático. En el caso de realizarse, se deberá revisar periódicamente.

Financiación de la acción climática. La vía financiación pública es la que, hasta ahora menos ha avanzado y más desconfianza ha generado. Se prometió movilizar 100.000 millones de dólares anuales a países en vías de desarrollo para ayudar a hacer frente a los compromisos medioambientales, pero, a día de hoy es un compromiso muy lejos de la realidad.

Ambición climática. Es uno de los temas más recurrentes en el texto del Tratado de París., pero en ningún momento se llega a especificar qué es, pero sí que se ha manifestado la necesidad de encontrar objetivos y vías de trabajo más ambiciosas. De nuevo, en la actualidad sigue siendo un reto a abordar en este encuentro.

Por el momento la mirada está puesta en las conversaciones que se den en Glasgow, donde se pretende salir con compromisos e ideas firmes de cara al futuro, es “la última oportunidad para salvar al planeta” tal y como se ha manifestado. Lo que también podría pasar es que suceda como en otras ocasiones que tras las cumbres medioambientales el compromiso no ha tenido la suficiente fuerza.

Partekatu!