Yemen: cada dos horas mueren una mujer y seis recién nacidos

Castellano >>

NUEVA YORK/ AMMÁN/ SANÁ, 14 de junio 2019- Una mujer y seis recién nacidos mueren cada dos horas en Yemen debido a complicaciones durante el embarazo o el parto. Así lo asegura UNICEF en la primera entrega de una serie de análisis sobre salud materna y neonatal en Yemen.

“Traer vidas al mundo en Yemen puede convertirse en una tragedia para familias enteras demasiado a menudo”, asegura la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. “Décadas de poco desarrollo y años de intensos combates han dejado los servicios públicos esenciales, incluida la atención sanitaria a madres y bebés, al borde del colapso total”.

La serie Childbirth and parenting in a war zone, lanzada esta semana, también refleja que la tasa de mortalidad materna ha aumentado considerablemente desde la intensificación del conflicto, y ha pasado de cinco muertes al día en 2013 a 12 en 2018.

Otras conclusiones de la serie son:

  • 1 de cada 260 mujeres muere durante el embarazo o el parto.
  • Solo 3 de cada 10 nacimientos tienen lugar en instalaciones sanitarias.
  • 1 de cada 37 recién nacidos muere en su primer mes de vida.
  • 1 de cada 15 chicas adolescentes de entre 15 y 19 años ha dado a luz.
  • 1,1 millones de mujeres embarazadas y lactantes necesitan tratamiento para la desnutrición severa aguda.

El acceso servicios sanitarios de calidad pre y post natales es clave para la supervivencia de madres y recién nacidos. En ausencia de estos servicios adecuados, y debido a la falta de acceso y a los inasequibles costes del transporte, los trabajadores de la salud comunitarios se están convirtiendo rápidamente en “proveedores de último recurso” para las mujeres y los niños, especialmente en las zonas remotas, rurales y afectadas por la guerra. Sin embargo, también se enfrentan a dificultades como la inseguridad y la falta de suministros y transporte.

La mitad de todas las instalaciones sanitarias de Yemen no están en funcionamiento debido a la falta de personal y de suministros, la imposibilidad para abordar los costes operativos o el acceso limitado. Las que siguen funcionando se enfrentan a graves carencias de medicamentos, equipamiento y personal, lo cual pone vidas en riesgo.

UNICEF está trabajando con sus aliados sobre el terreno para apoyar tanto la prestación de servicios basados en la comunidad como a los centros sanitarios, con especial atención en el cuidado antes y durante el embarazo, en el momento del nacimiento y después de este, para madres y bebés.

Al nivel de las comunidades, UNICEF y sus aliados también trabajan en el apoyo a las matronas y voluntarios sanitarios para que estos puedan gestionar casos de enfermedades infantiles comunes, así como proporcionar atención domiciliaria a madres y recién nacidos.

UNICEF hace un llamamiento a todas las partes en conflicto y a la comunidad internacional para que:

  • Centren los recursos en las comunidades pobres, marginadas y desplazadas internas.
  • Protejan el sistema sanitario del país, con especial atención a la sanidad primaria.
  • Reanuden el pago de salarios a los trabajadores sanitarios y apoyen incentivos para el personal implicado en la provisión de servicios vitales.
  • Mantengan y aumenten los programas de protección de la salud, como la transferencia de efectivo para familias vulnerables y las cartillas sanitarias.

“La atención prenatal y la atención sanitaria cualificada durante el parto son fundamentales para la supervivencia tanto de madres como de bebés”, afirma Fore. “Mientras el mundo celebra el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, reiteramos nuestro llamamiento para que todos los niños –en Yemen y en cualquier lugar- puedan disfrutar plenamente de su derecho a la salud, educación, protección y paz”.