Cuidando las botas

Castellano >>

Las botas son normalmente la parte del equipo que más desgaste sufre y las que más servicio nos dan. Por eso es importante cuidar nuestras botas, para de esta forma alargar lo más posible la vida útil de las mismas, siempre con un funcionamiento optimo.

Para ello vamos a ver algunos consejos que nos ayuden a mantener las botas en buen estado más tiempo. Son pequeñas rutinas que si las llevamos a cabo, con poco esfuerzo nos permitirán sacar un rendimiento mucho mayor a nuestras botas.

A la hora de usar las botas, es conveniente:

  • Revisar el estado del forro Gore-Tex antes de ponerse la bota, para que no tenga restos de suciedad. Miramos si quedan piedrecitas o arena en el interior, y lo sacudimos. El roce con pequeñas cosas, puede acabar desgastando el forro y afectando a la función impermeabilizadora de las botas.
  • Conviene intentar atar los cordones en la medida justa, para por un lado no llevar el pie demasiado prieto dentro de la bota y por otro no forzar los cordones, para evitar un desgaste innecesario.
  • A la hora de atarse, si tenemos calcetines un poco largos, no viene mal tapar los cordones con los mismos, ya que de lo contrario podemos correr el riesgo de que los cordones se enganchen en las hebillas de la caña de la bota, lo que provoca por un lado la posibilidad de tener un traspiés y por otro que estas hebillas se cedan.
  • En caso de caminar en sitios muy cálidos, es bueno tener un juego de plantillas de repuesto, para poder cambiarlas de vez en cuando durante la ruta y mantener así las botas libres de la humedad.
  • Es conveniente evitar el contacto prolongado con excrementos de animales. Estos pueden acabar dañando la piel de las botas, la suela o los ganchos y hebillas, ya que pueden contener residuos ácidos que corroan el material de las botas.

Limpiando las botas:

  • Una vez usadas las botas, lo primero que hay que hacer es quitar la plantilla y dejar que se sequen las botas por si mismas, sin exponerlas a una fuente de calor.
  • Cuando tenemos las botas secas por la evaporación de la humedad, cepillamos la suciedad de todas las partes de la bota, interior, suela, piel.
  • En caso de tener muchísima suciedad, entonces conviene cepilla las mismas bajo un chorro de agua tibia. Aquí tenemos que tener cuidado de no mojar ni la plantilla ni los cordones a la hora de lavar las botas. Puede ser necesario aplicar productos impermeabilizantes después de un lavado de este tipo. Nunca debemos lavar las botas en la lavadora.
  • La parte de dentro de la bota, es conveniente lavarla de vez en cuando, no solo dejar que se evapore la humedad después del uso.
  • Finalmente para guardar las botas, conviene hacerlo en un lugar seco y bien ventilado.

Como veis son cosas sencillas, que nos pueden ayudar a dar una vida más larga a nuestras botas y por lo tanto a mantener su nivel de eficacia y confort durante más tiempo.

Partekatu!