Vacaciones en familia con adolescentes y sin morir en el intento

Castellano >>

Llega el verano y por muy difícil que sea volver a afrontarlo en tiempos de pandemia, la necesidad de salir, desconectar y coger energía es aún mayor.  Y, por si buscar un lugar ‘bueno, bonito, barato’ y libre de Covid no fuera suficiente, algunas madres y padres se enfrentan al reto de convencer a su hijo/a adolescente de que viajar en familia no es tan malo como le parece. ¿Es posible ir de vacaciones con un hijo/a adolecente sin que nadie muera en el intento? No hay recetas mágicas, pero, aquí, ocho ideas que pueden ayudar:

  1. Dale la vuelta a la tortilla. Sienta a tu hijo/a y proponle que este año no irá con vosotros de vacaciones, este año seréis vosotros/as los que iréis con él/ella. No es lo mismo obligar a hacer algo que expresarle el deseo de querer compartir un tiempo con él/ella.
  2. Haz que sienta que sus intereses se tienen en cuenta. Pregúntale dónde le gustaría ir, quizá no pueda elegir el sitio, pero sí manifestar sus preferencias: playa, montaña, una zona urbana, algo más rural, turismo cultural, deportivo… Intenta llegar a un acuerdo, donde el/ella sienta valorada su opinión.
  3. Participar nos hace ganar interés. Pídele ayuda en la preparación. Tú adolescente pasa horas con su móvil, ¿Por qué no le pides que te ayude a buscar? Seguro que lo hace más rápido que tú. No se trata de ponerle a comparar ofertas de apartamentos y quitarte a ti ese quebradero de cabeza, pero podéis pedirle que busque algo para hacer una excursión, una visita a un museo, un concierto de música, un lugar para comer, una actividad en familia….
  4. Protagonismo en sus vacaciones. Una vez allí, no desesperes porque siga con su móvil. Y en lugar de desear la falta de cobertura, alíate con él. Promueve su faceta de ‘instagramer’ y pídele que sea quien saque las fotos de la familia, posados, robados, pactados… todo vale si en su pantalla está presente la familia. Fuera malas caras, conquista a tu hijo/a a base de humor y déjate llevar por el ritmo y las coreografías para su TikTok.
  5. ¡No es una maleta! Allí donde vayáis puedes motivarle a aprender algo nuevo. Pídele que busque información y la comparta con el resto de la familia, que mire la ruta y nos indique el camino, que en su playlist añada música local, que nos descubra los personajes ilustres de la ciudad, los ‘influencers’ de antes y ahora.
  6. Déjale espacio. Necesita experimentar, conocer, probar… no podéis estar las 24 horas del día juntos, anímale a hacer nuevos amigos/as y deja que disfruten de momentos a solas. Demuestra que confías en él/ella y deja que te demuestre que es digno de esa confianza.
  7. El verano pasa volando pero hay tiempo para compartir una película, serie, comentar un libro, contar anécdotas, un juego en familia… Escucha a tu hijo/a, interésate por lo que le gusta, pregúntale por aquellas cosas que va dejando caer… Y no tengas prisa, a veces, el silencio compartido nos da la seguridad que necesitamos para abrirnos.
  8. Recuérdale que sus ‘viejos’ son seres humanos que disfrutan de las pequeñas grandes cosas. Lo mejor es el ejemplo, así que, relájate, disfruta y deja que el niño/a interior que ambos lleváis se encuentren
Partekatu!