Los caminos hacia un mundo mejor

 

Villava acogió el 28 de abril a aproximadamente 450 scouts de la Federación Scout Católicos de Navarra – Nafarroako Eskaut Katolikoak (SCN-NEK) con motivo de la festividad del San Jorge de este año.

Bajo el lema ‘Las miradas que nos orientan’ y organizado por el Grupo Scout San Andrés el evento comenzó a las 9:00 de la mañana con una recepción de los asistentes y una eucaristía en la que todos los diferentes grupos scout pudieron participar. Tras la misma, se dio el chupinazo que dio inicio a las diversas actividades que tenían como base los puntos cardinales de una brújula.

La chavalería trabajó la importancia de la cooperación, la cultura navarra, la igualdad, la educación en valores y la sostenibilidad de la mano de asociaciones como Atarrabia Sostenible, Mandrake, la Asociación de Belenistas de Villava, participantes de la Cabalgata de Reyes Magos de Villava, el Club de Jubilados de Villava y Atarrabia Contra el Hambre. En las actividades realizaron casas para murciélagos, eslabones solidarios y un mapa con las diferentes zonas territoriales navarras, entre otras muchas cosas.

Mientras tanto las familias no se quedaron al margen. Desde el grupo organizador un grupo de padres y madres creó un ‘Scout Room’ en el que, para poder salir, los participantes tenían que ayudar a Ander, a encontrar su pañoleta. Querían representar una escena que se vive en cualquier casa de un scout: llega la hora de ir a la actividad y no se encuentra la pañoleta. Fueron muchos los que pudieron disfrutar de esta exitosa versión de los Escape Rooms.

La Cofradía del Relleno de Navarra tampoco quiso perderse este día. Las encargadas prepararon pintxos que ayudaron a recaudar dinero para una de las asociaciones participantes y para seguir poniendo ritmo a este día lleno de alegría llegó Niarawa Batukada. Este grupo de jóvenes levantó a todos los asistentes que llegaron hambrientos al concurso de calderetes. Para la comida el Grupo Scout San Andrés también contó con vasos de la Mancomunidad de Pamplona y cubiertos reciclables para reducir la utilización de plásticos.

Después de la comida la plaza consistorial de Villava se llenó de música con un karaoke que hizo vibrar a los asistentes y entonando un ‘Adios Scout’ se dio el broche final para un gran día en el que la misión de encontrar un mundo mejor se hizo posible.