Esta imagen de Bilbao dio la vuelta al mundo y fue portada del New York TImes.

¿Eres hombre? Este es tu papel en la huelga feminista

El próximo 8 de marzo las calles se volverán a llenar de reivindicaciones feminsitas, protestas y manifestaciones. A pesar de que el Movimiento Feminista también invita a los hombres a sumarse a las movilizaciones, antes hace una serie de recomenzaciones para apoyar la huelga. Esta serie de consejos se encaminan a responsabilizarse de los trabajos domésticos y de cuidados:

  • Si eres padre encárgate de tus hijos e hijas, y facilita el debate y la puesta en práctica de la huelga de estudiantes (escuelas, asociaciones de padres y madres…)
  • Si eres amigo, puedes cuidar de los hijos e hijas de tus amigas.
  • Si eres compañero de trabajo, apoya y difunde la huelga de las mujeres en tu centro de trabajo. Ofrécete para los servicios mínimos si hiciera falta, dona tu salario de ese día al movimiento feminista u organiza en tu centro de trabajo una caja de resistencia para la huelga feminista.
  • Si eres jefe, cierra el local y facilita que se utilice como espacio para cuidados comunitarios.
  • Si eres compañero de escuela o profesor, apoya el paro y a tus compañeras alumnas y profesoras que van a faltar a las clases. Convierte la escuela en un espacio para los cuidados comunitarios.
  • Si en tu familia, grupo de convivencia o entorno afectivo hay alguien que necesite cuidados, comienza a hacerte cargo a partir de este día de los trabajos que normalmente realizan las mujeres.
  • Crea autónomamente espacios comunitarios para el cuidado (en los centros de trabajo, en las escuelas, en los gaztetxes…). Los hombres tienen que responsabilizarse; el objetivo no es que ayuden a las mujeres.
  • Ofrécete voluntario para organizar comidas populares el 8M.
  • Si en tu entorno hay alguien (niño, mayor, vecina…) que es cuidado por una mujer empleada ofrécete para hacer su trabajo ese día.
  • Si tienes una relación sexo-afectiva con una mujer, haz cualquier cosa que ella necesite de ti para poder asistir.
  • Difunde la convocatoria entre todas tus amistades y grupos. Si eres militante, llévalo a tu ámbito político.
  • No consumas; súmate a la huelga de consumo.
  • Antes y después de la huelga puedes reunirte con otros hombres para abrir un espacio colectivo para pensar sobre vuestras masculinidades, para realizar un trabajo personal y colectivo, y tomar conciencia de vuestros privilegios. Así después, dar pasos en el camino hacia una sociedad sin relaciones de dominación.