A los que gritan; identidad sexual y comunicación

A través del Festival Internacional Zinegoak de cine y artes escénicas gay-lesbo de Bilbo y del movimiento EHGAM le hemos podido conocer. Su nombre es Juanan Martínez y es el director del corto lésbico “A los que gritan” que lleva unos meses paseando y recibiendo premios por aquí y por allá. En palabras del autor, “es un  grito por todas esas personas que sufren una agresión debido a su identidad sexual”. 
Imagen del corto
A colación del último número de Goitibera (288), donde se habla de género, de feminismo, empoderamiento y nuevas masculinidades, hemos querido entrevistarle para profundizar más en la representación fílmica de los imaginarios sociales en cuanto a la identidad y la libertad sexual.
Juanan Martínez

 ¿Por qué elegiste el tema lésbico para tu corto?
 
Tengo que reconocer que en un principio el personaje de SARA era un chico.
Sin embargo cuando empezamos a prepararlo, decidimos cambiarle el género ya que este tipo de historias resultan mucho más originales e impactantes si las cuentas desde el punto de vista de una chica.  Al final resultó un gran acierto, ya que ha sido una de las cosas que más se han valorado en el corto.
La violencia al colectivo gay, lésbico y transexual es más común de lo que pensamos ¿Tu corto es una reivindicación? ¿un querer visibilizar una realidad que no se muestra?
Por  supuesto.  El corto es un grito por todas esas personas que sufren una  agresión debido a su identidad sexual,  ya sea a través de un insulto,  una bofetada… o lo que sea.  Desgraciadamente es  algo que ocurre de vez en cuando y que se denuncia en muy pocas ocasiones.  El porcentaje que aparece al final del corto es real y no deja de ser una estadística muy triste. Os cuento una anécdota: a la semana de acabar el rodaje, apareció una noticia en los medios de comunicación donde contaban que dos chicas habían sido  agredidas por haberlas pillado besándose en el interior de un restaurante. Como os digo el tema es muy actual y lo peor de todo, continúa sucediendo.
Me encantaría que el corto, que se está viendo en un montón de lugares de todo  el mundo,  fuera mi granito de arena para atajar este problema de una vez por todas, sin embargo, me temo que hace falta algo más que una película. Si nuestro  corto sirve para que muchas personas se enteren de que este  problema existe, de que es real… concienciarlos de alguna manera, me daré por satisfecho, porque es lo que buscábamos.
 Esa falta de sensibilidad, de apertura en cuanto a la libertad sexual dice mucho de cualquier sociedad ¿cómo crees que se puede abordar esta cuestión? ¿Qué hay que trabajar? ¿Nos reeducamos?
Creo que este problema es síntoma de una sociedad dual.  Una  parte de ella está educada con valores equivocados, peligrosos, ideas que corresponden a un pasado no tan lejano. Cambiar esos ideales a estas alturas es difícil. Quiero pensar que es un problema generacional más que otra cosa, y estoy casi seguro de que, con el tiempo, acabará desapareciendo.
“A los que gritan” muestra un problema que viven muchas personas cuando salen de casa,  pero también cuando entran en  ella.  La familia de la protagonista  es importantísima en esta historia. Estoy convencido de que la falta de comunicación entre padres e hijos es uno de los grandes problemas de este colectivo.

 El corto “A los que gritan” ha obtenido premios importantes… ¿Cómo llevas las críticas? ¿Han sido muy duros y duras?
Bueno, en general  las críticas han sido excelentes. La mayoría del público que lo ha visto ha disfrutado del corto y conectan muy bien con la sensibilidad de la historia.  He tenido la oportunidad de verlo en cines con un montón de espectadores y el resultado es magnífico, funciona a las mil maravillas. Pero también es verdad que ha habido personas a las que no les ha gustado.  Incluso me han llegado a decir que no les gusta porque dura muy poco, lo cual no estoy seguro de si es una crítica negativa o un piropo…jeje.
Es imposible dedicarse a cualquier actividad artística y gustarle a todo el mundo. Respeto cualquier opinión y crítica de una película siempre y cuando no sirva como medio para atacarla o desprestigiarla. Creo en la opinión positiva de las personas. 
Yo,  particularmente, me quedo con todos esos aplausos y felicitaciones de personas que no conozco y que me han parado para decirme lo mucho que les ha gustado un detalle  o una determinada secuencia más que con una mala crítica. En cualquier caso, el público que asiste a sesiones de cortometrajes suele ser amable y agradecido, al menos esa es mi experiencia.
¿Qué otros proyectos echaste a la basura cuando te llegó esta idea?
“A los que gritan” fue un guión que estuvo dando vueltas en mi mente durante tres años más o menos.  He  hecho bastantes  versiones de este cortometraje, no  porque fuera complicado de escribir,  sino porque creía que no era el momento de rodarlo. Hice  “El viaje al paraíso”  y un guión para largometraje entre medias que me llevó bastante tiempo.  Al  final,  en plena crisis económica y tras un año en el paro, necesitaba, literalmente, ponerme a rodar algo, lo que fuera… y  “A  los que gritan” era el proyecto perfecto para hacerlo. Este cortometraje me “salvó” en todos los sentidos que podéis imaginar, fue mi mejor terapia, la verdad.
¿Qué planes tienes ahora en mente?
He  e
scrito mi tercer guión de largometraje,  un thriller que espero mover este mismo año. Una historia que mezcla intriga y terror ambientada en los ochenta y que me ha quedado genial. Y a corto plazo, voy a rodar otro cortometraje. Una comedia de unos 15 minutos con la que estamos todos entusiasmados.
+ SOBRE EL DIRECTOR
Edad:
Tengo 34 años.
Estudios:
Soy Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid.
¿Por qué  elegiste esta profesión?
Siempre me ha interesado todo lo relacionado con el mundo audiovisual. He hecho cortos desde que tenía catorce años, sin embargo, la elección de estudiar  esta carrera fue casi “por accidente”; en la cola para elegir carrera, tenía Empresariales como primera opción, cuando me iba a tocar, mi madre se volvió hacia mi y me preguntó: ¿Pero a ti qué es lo que te gusta?, a mi me gusta el cine respondí, pues estudia CINE. Y eso hice.
¿Qué otros cortos o proyectos has hecho?
 He rodado un montón de cortos amateurs, de todos ellos “Rosas Negras” fue con el que di un paso adelante.  Con él conseguí una MENCION ESPECIAL del JURADO en MURCIA JOVEN 2001. Un par de años después rodé en 35mm “Vértices”, con el que descubrí de refilón todo el circuito festivalero que recorremos todos los cortometrajistas.
El viaje al paraíso” lo rodé en 2008 y se estrenó en la SEMINCI. Estuvo seleccionado en un montón de festivales,  algunos importantes como Palm Springs en Los Ángeles.   Ganó el  premio  AMICITIA en  el Festival de Cine  Social  de Castilla La-Mancha y el premio al MEJOR ACTOR en el Festival Internacional de Cine de Palencia.
A los que gritan” es mi último trabajo.
¿Y de qué temas?
 Me considero un guionista al que no le gusta repetirse. Y más aun cuando es-cribo cortos, que los considero oportunidades ideales para experimentar.
Vértices es una historia de amor que se alimenta  del cine de terror de los 80 y 90. Casi podría catalogarse como un thriller psicológico. Se le comparó con cintas como Videodrome o Tesis.
Con El viaje al paraíso diseñé la clásica cinta de cine social. Una historia veraz y desgarradora que bebía claramente de películas como El bola, Barrio o 7 Vírgenes. Es un corto sobre la pérdida, la familia, y también sobre lo difícil que es convertirse de golpe en adulto… en lo que significa asumir responsabilidades.
A los que gritan es un híbrido, no llega a ser comedia ni tampoco drama, y sin embargo consigue sacar lo mejor de los dos géneros en tan sólo siete minutos. Es un ejercicio  sobre la intolerancia  retratada a través de una violencia de género muy específica. Trata sobre el descubrimiento, la identidad sexual y la falta de comunicación.