El 25 % de las adolescentes de América Latina se casa antes de los 18 años

Una de cada cuatro mujeres jóvenes en América Latina y el Caribe contrajo matrimonio por primera vez o fue objeto de una unión temprana antes de cumplir los 18 años. Esta cifra permanece igual desde hace 25 años. Si continúa esta tendencia, la región tendrá para el año 2030 uno de los índices más elevados de matrimonio infantil del mundo, solo por detrás del África Subsahariana, según desvela el informe Perfil del matrimonio infantil y las uniones tempranas publicado por UNICEF.

Los matrimonios infantiles y las uniones tempranas y forzadas representan una violación de los derechos humanos. Sin embargo, siguen teniendo vigencia en la región, especialmente en República Dominicana, Nicaragua, Honduras y Belice, donde el porcentaje de mujeres de 20 a 24 años que contrajo matrimonio o fue objeto de una unión antes de los 18 años superan el 30%.

“Las uniones tempranas o los matrimonios infantiles dificultan que las mujeres jóvenes puedan desarrollar un proyecto de vida”, ha asegurado Bernt Aasen, director regional interino de UNICEF para América Latina y el Caribe. “No podemos mantener los ojos cerrados ante esta gran pérdida de potencial y derechos olvidados”.

Según los datos del informe, en América Latina y el Caribe es más probable que las niñas que contraen matrimonio vivan en áreas rurales, en hogares pobres y con menos acceso a la educación. Además, este fenómeno tiene en la región características propias como que a menudo una niña no está formalmente casada, sino que convive con una pareja en una unión no matrimonial.

Las consecuencias de esta práctica son devastadoras para la vida y el desarrollo de las niñas. La mayor parte de las mujeres que contrajo matrimonio durante la infancia dio a luz antes de los 18 años, y más de 8 de cada 10 antes de los 20 años. Además, las adolescentes que se casan antes de los 18 enfrentan mayores obstáculos en el mercado laboral, quedando expuestas a un círculo vicioso de pobreza y exclusión.

“Si no actuamos ahora contra las uniones tempranas y el matrimonio infantil, el presente y el futuro de las adolescentes están en riesgo por el fuerte impacto que tienen la maternidad temprana, la violencia en la pareja y el abandono escolar”, ha explicado Shelly Abdoll, asesora regional de género en UNICEF para América Latina y el Caribe. “Sin interrumpir esta cadena de consecuencias, el ciclo se repetirá en las generaciones venideras, como lleva ocurriendo en los últimos 25 años. ¿Hasta cuándo seguiremos callados ante esta brutal reproducción de la desigualdad?”.

Aunque los datos son escasos, el informe también pone de manifiesto la relación entre la violencia y el matrimonio infantil o la unión temprana. De los 4 países con datos comparables, las niñas que contrajeron matrimonio sufren más violencia dentro de la pareja que las mujeres que se casan después de los 18 años. En cuanto a la salud reproductiva, en toda la región, alrededor de un 25% de las mujeres jóvenes no ven cubiertas sus necesidades de anticonceptivos con métodos modernos.

Partekatu!