Los pendientes del verano

En este “eskuz” vamos a proponer ideas para usar pepitas de frutos como abalorios, y hacer de una forma sencilla, barata y muy ecológica pulseras, collares, pendientes etc. con ellas.

Un recurso muy útil pueden ser las pepitas de chirimoya,

 

¿Qué necesitamos?
§ Un punzón
§ Pita elástica
§ Alambres para hacer pendientes
§ Pinzas de bisutería (para cerrar los pendientes)
§ Pepitas de chirimoya (o melón, o sandía o una combinación de ellas)

Pasos a seguir:

  1. Lo primero es lavar muy bien las pepitas (y es que aconsejamos siempre que se laven aunque las hayamos chuperreteado bien). Después tenemos que secarlas muy bien: primero con un trapo de cocina, y después dejarlas extendidas al aire durante, al menos una semana. Sabremos que están secas porque se vuelven marrones, abandonando ese color negro brillante que las caracteriza cuando están “frescas”.
  2. Una vez que están secas, tenemos que hacerles un agujero con el punzón, hasta abrir un orificio por el que entre la pita elástica o el alambre para pendientes.
  3. Ya sólo nos falta ir ensartando las pepitas en la pita o el alambre para pendientes hasta completar bien la pulsera, el collar o los pendientes, y hacerles un buen nudo al final, para que no se nos deshaga el trabajo.