Los Premios Fronteras reivindican un mayor empeño en un planeta sostenible

Los galardonados en la XI edición de los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento han reclamado con urgencia un mayor compromiso con la sostenibilidad del planeta y han reivindicado el conocimiento como fuente de bienestar y como hoja de ruta para la toma de decisiones ante los grandes desafíos globales.

En una ceremonia en el Palacio Euskalduna de Bilbao, los premiados en ocho categorías han recogido sus galardones, todos menos Noam Chomsky quien no ha podido viajar por problemas de salud.

Los premios están dotados con 400 000 euros, un diploma y un símbolo artístico en cada una de las categorías.

En su discurso, el presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Vila, ha dicho que “el cambio climático, la crisis de biodiversidad o la desigualdad son retos cuyas consecuencias futuras pueden ser mucho más graves si no actuamos ya”.

“La humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora; las acciones que hoy tomemos pueden transformar para siempre nuestro planeta y condicionar de manera trascendental a las generaciones futuras”.

Por su parte, el lehendakari, Íñigo Urkullu, ha resaltado que el País Vasco cree e invierte en cultura y ciencia, y se ha referido al concepto de “frontera del conocimiento” que da nombre a los galardones.

“La palabra frontera se usa hoy como sinónimo de división y desconfianza. Estos premios la utilizan como horizonte, como espacio para compartir, enriquecer el conocimiento y la experiencia, una oportunidad para sumar y crecer en bienestar y justicia social”.

Durante la ceremonia han hablado los galardonados, incluido, a través de un vídeo, Chomsky, premiado en Humanidades y Ciencias Sociales por sus contribuciones “sin parangón” al estudio del lenguaje humano. Ha lamentado no poder estar en Bilbao: “un repentino problema de salud lo ha hecho imposible, provocándonos un gran disgusto a los dos -él y su mujer”-.

Anny Cazenave, John Church y Jonathan Gregory, premiados en Cambio Climático por confirmar que el nivel del mar aumenta de manera acelerada por el calentamiento global, han pedido una acción urgente y mundial para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollar planes para adaptarnos a la subida en el nivel del mar que “ya no podemos impedir”.

Por su parte, Gretchen Daily y Georgina Mace, premiadas en Ecología y Biología de la Conservación por emplear la ciencia para desarrollar herramientas que combaten la pérdida de especies, han afirmado percibir una mayor atención pública y corporativa al estado del medio ambiente.

“Es alentador ver el compromiso de los jóvenes, las poblaciones locales, las ciudades, las empresas y la industria, en un momento en que los gobiernos de muchos países están centrados en otras cuestiones”.

Jeffrey Gordon, premiado en Biología y Biomedicina por demostrar el papel crucial de los microbios del intestino en la salud ha resumido: “yo y mis trillones de microbios recibimos este magnífico premio”.

Ha relatado que de joven soñaba con ir a Marte; “de mayor no tuve que viajar muy lejos para encontrar nuevas formas de vida, un viaje hacia el interior bastó para descubrir un mundo fascinante” de millones de microorganimos.

Por su parte, Ivan Sutherland, galardonado en Tecnologías de la Información y la Comunicación por crear el primer sistema gráfico de interacción hombre-máquina e inventar el primer casco de realidad virtual, ha contado cómo en 1965, tras ver a un piloto usar un casco en el que recibía las imágenes de una cámara instalada en el exterior de su helicóptero, tuvo la idea que condujo al nacimiento de la realidad virtual.

“Mi grupo de investigación en Harvard construyó un equipo (…) que permitía al usuario deambular en un mundo matemático artificial visualizado a través de ese mismo casco del helicóptero”.

Para este investigador, “los que amplían las fronteras del conocimiento no lo hacen por el reconocimiento personal; lo hacen, como en mi caso, por la emoción de llegar a donde nadie ha llegado antes”.

Los otros premiados son: Claudia Goldin, en Economía por su análisis de las causas de las brechas de género en la sociedad, un problema que “sigue vigente y puede que siga siempre”; John Adams, en Música y Ópera por componer “una música que es genuinamente de nuestro tiempo”, y Charles Kane y Eugene Mele en Ciencias Básicas por hallar los aislantes topológicos, materiales con propiedades electrónicas extraordinarias.

Bilbao, origen del grupo BBVA, es desde esta edición la nueva sede permanente de los Premios Fronteras, cuya ceremonia de hoy martes también ha estado presidida por la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez.