“Pensiones, salarios y vida digna”, las consignas de la huelga general del 30 de enero en Euskadi

Goitibera Aldizkaria se suma a la huelga. Esta entrada no está escrita hoy.

  • Euskadi avanza hacia una huelga general que no persigue otro fin sino el de la dignidad en todos los ámbitos vitales que tienen que ver con las condiciones de trabajo
  • El origen de la huelga se encuentra en el movimiento pensionista que, sin embargo, no puede convocar una huelga ‘formalmente’
  • Los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde, Hiru, CNT y organizaciones juveniles, feministas, ecologistas y de pensionistas apoyan la huelga, mientras UGT y CCOO se desmarcan

El movimiento pensionista ha causado revuelo en todo el estado. Hace unas semanas se cumplían dos años de movilizarse cada lunes. Entre otras reivindicaciones se encuentran unas pensiones mínimas de 1.080 euros y recuperar la edad de jubilación a los 65 años, con el fin de poder vivir el final de la vida con dignidad.

Es precisamente en ellos y ellas donde se encuentra el origen de la huelga de este 30 de enero. Este paro, además, también reclamará unos salarios dignos y una renta garantizada de ingresos (RGI) del 100% del salario mínimo interprofesional. Sitúan también el SMI en los 1.200€ y reclaman una jornada laboral de 35 horas semanales, entre otras medidas.

Sin embargo, las personas pensionistas como colectivo no pueden convocar una huelga de manera formal. Fue la ‘La Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria’ quien hizo la convocatoria el pasado 23 de octubre, un organismo formado por sindicatos como ELA, LAB, ESK, CNT, Etxalde, Steilas, EHNE e Hiru y movimientos sociales ecologistas, feministas y estudiantiles.

Se desmarcan de la huelga, sin embargo, los sindicatos CCOO y UGT, afirmando que “no es el momento” y que “rompe la unidad y la pluralidad del movimiento de pensionistas”. Dentro del movimiento pensionista también hay división, pues parte del mismo no respalda esta convocatoria. El medio Gasteiz Hoy ha recopilado en un vídeo las diferentes posturas:

 

El 23 de octubre el gobierno seguía sin formarse y ni siquiera se habían celebrado las últimas elecciones, que resultaron en una coalición donde PSOE y Unidas Podemos se repartieron la mayoría de ministerios. Por ello, la huelga ha seguido adelante “en clave ofensiva”, no a modo de reacción ante medidas o decisiones del Ejecutivo.

Las reivindicaciones

La huelga reclama principalmente las siguientes medidas en el ámbito laboral:

  • Salario mínimo de 1.200 euros mensuales.
  • Rebajar la jornada laboral máxima a las 35 horas semanales y elevar la mínima a 20 horas en contratos parciales.
  • Garantizar la subrogación en el empleo subcontratado.
  • Reducir la precariedad a través de medidas reales contra la brecha salarial, la salud laboral o los contratos temporales.
  • Reformar el Estatuto de Trabajadores para garantizar la ultraactividad indefinida de los convenios y la prioridad aplicativa territorial sobre los estatales, permitiendo solo mejorar las condiciones en los ámbitos inferiores.

Todas estas reivindicaciones van dirigidas tanto a las patronales Confebask y CEN, como a los gobiernos vasco, de Navarra y del Estado.

También hay reivindicaciones en cuanto a las pensiones y las políticas de redistribución de la riqueza:

  • Volver a la edad de jubilación de 65 años.
  • Tomar los últimos 15 años para el cálculo, previo a la reforma de 2011.
  • Subirlas al menos con el IPC anualmente.
  • Establecer una pensión mínima de 1.080 euros, pudiendo los gobiernos vasco y navarro complementar las pensiones mínimas cuando sea necesario.

Para estos gobiernos concretamente se dirigen las reivindicaciones en torno a las rentas de garantía y cobertura universal de las personas en situación de dependencia:

  • Que la RGI se sitúe en el 100% del SMI.
  • Aumento del 50% del SMI para el caso de las unidades convencionales de dos personas y de un 50% adicional para las de 3 o más componentes.

El fin es único: mejorar las condiciones de trabajo y vida de las personas trabajadoras y pensionistas, y ser una lucha de referencia a corto plazo en territorios nacionales donde la huelga no está convocada.

Partekatu!