Manos limpias: juegos para enseñar y concienciar a niños y niñas

  • Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente es la recomendación que las autoridades reiteran más a menudo para frenar los contagios
  • Aunque la emergencia sanitaria no dure eternamente, que niños y niñas aprendan a lavarse las manos es fundamental para su salud

El jabón es el mejor enemigo de cualquier virus. Así lo demuestra un experimento viral donde se introduce un dedo con jabón en un plato lleno de virus y estos ‘huyen’ de él. Sin embargo, aunque el Estado de Alarma no dure para siempre o en un futuro no haya un virus que combatir, el lavado de manos es fundamental para la salud de cualquier persona. Y aunque lo que pasa en el vídeo y lo que el jabón hace en las manos al lavarlas no corresponda a la misma explicación científica, es un ejemplo muy visual para concienciar a los y las pequeñas.

Puede no ser fácil que niños y niñas se conciencien de ello o no aprendan la manera adecuada de hacerlo. Sin embargo, podemos aprovechar esta situación para crear una rutina y que, poco a poco, vayan quedándose con cómo hacerlo. Primero, tendremos que hablarles sobre el COVID-19 y la situación para que lo entiendan mejor. Si, además, queremos hacerlo más divertido, te proponemos algunos juegos que puedes crear con ellos y ellas para que cojan este hábito para siempre.

Fabrica un detector de manos sucias

Materiales

  • Caja cerrada con visor
  • Luz UV
  • Gel con tinta UV

Desarrollo

Haremos dos agujeros para introducir las manos a una caja de cartón cerrada, la decoraremos a nuestro gusto a modo de ‘detector de bacterias’ y colocaremos en su interior una luz UV. Haremos una ranura sobre los agujeros para poder mirar el interior. Cuando esté lista, selecciona algunos ayudantes y échales el gel con tinta UV (poner bien entre los dedos, dedo gordo y muñeca). Estos introducirán las manos en la caja con la luz UV y, al mirarlas bajo la luz ultravioleta, se explicará que el color flúor representa los microorganismos cuando las manos están sucias.
A continuación, les pediremos que se vayan a lavar las manos, tal y como lo hacen habitualmente.  Cuando regresen, miraremos sus manos bajo la luz ultravioleta. Cualquier parte de las manos (uñas, interior de los dedos, muñecas…) que no se hayan lavado, brillará bajo la luz. Les explicaremos que el correcto lavado de manos requiere tiempo para eliminar los microorganismos y analizaremos con ellos y ellas dónde o en qué hay que mejorar la limpieza.

Mostrarles qué ocurre cuando tocamos algo con las manos sucias

Materiales

  • Una manzana
  • Un cuchillo
  • Dos frascos de vidrio trasparente con tapa

Desarrollo

Nos lavamos muy bien las manos con agua y jabón. También lavamos la manzana y el cuchillo. Con las manos y los utensilios bien limpios, cortaremos la manzana en rodajas. Con cuidado, metemos la mitad de las rodajas en uno de los frascos de cristal y la etiquetamos como ‘muestra limpia’.

Proponemos a los o las niñas algún juego corto en el exterior, tocando y jugando con todo tipo de materiales. Repetiremos el experimento pero sin lavarnos las manos, colocando el resto de las rodajas de manzana en el segundo frasco y etiquetándola como ‘muestra sucia’. Dejaremos los tarros unos días un rincón y lo observaremos de vez en cuando para ir viendo los cambios.

Tras unos días, nuestra muestra sucia tendrá un aspecto desagradable y la manzana estará ennegrecida y cubierta de moho, mientras que la limpia simplemente ha comenzado a oscurecerse ligeramente. Tendrán que pasar un par de días más para que la muestra limpia también presente moho. Les explicamos que los gérmenes son bichitos invisibles que se van acumulando en nuestras manos y, aunque la mayoría son inofensivos, algunos pueden causar enfermedades y por eso tenemos que quitárnoslos, para no repartirlos sin querer.

Partekatu!